10 consejos para mejorar tus presentaciones

por juanfe

¿Tu presentación te parece aburrida? Quizá lo sea. Si cada diapositiva necesita minutos para ser presentada, algo no funciona como debería.

Las buenas presentaciones son importantes tanto en el trabajo como en los estudios, pues ayudan a transmitir tus ideas ante jefes, profesores y compañeros.

Te presentamos diez consejos para convertir tu presentación en una más eficaz y agradable. Cuidar uno o dos de los aspectos que vamos a mencionar es fácil y supone una mejora inmediata.

1. Un mensaje por diapositiva

La regla 10-20-30 de Guy Kawasaki
  • 10 diapositivas como mucho
  • 20 minutos para hablar
  • 30 pt. de tamaño de fuente

Pon un solo concepto por diapositiva. No mezcles temas. Escribe mensajes únicos, breves y de fácil comprensión.

El objetivo es que el público escuche lo que tengas que decir, no que esté leyendo parrafadas. Listas y párrafos interminables matan el interés.

Procura que cada frase tenga valor por sí sola, que sea una moraleja (en inglés, take-home message). Es más fácil mantener el interés del público si cada mensaje tiene fuerza por sí mismo.

2. Cuenta una historia de principio a final

Conecta las diapositivas entre ellas a través de un argumento; las narraciones mantienen el interés del espectador. Tus mensajes difícilmente tendrán fuerza si no están conectados.

Una imagen a pantalla completa al principio y al final de la presentación es un gran recurso para narrar su contenido, puesto que define el tono inicial de la presentación y la completa en un círculo armonioso.

Foot Notes es una presentación sobre fotos del suelo. Empieza con una huella y termina con otra

3. Solo imágenes grandes y de alta calidad

Las imágenes cuentan más que mil palabras, pero solo si son buenas. Por buenas imágenes nos referimos a:

  • Imágenes con resolución alta (mínimo 800×600)
  • Formato PNG o JPG con poca compresión
  • Sin marcas de agua ni textos impresos

Evita las imágenes incluidas en Powerpoint y los dibujitos de Office, dan un toque amateur a la presentación. Procura también que las imágenes sean de buen gusto y pertinentes con el tema que presentas y con la audiencia a la que te diriges.

Para expresar el concepto “amor”, la segunda imagen resulta mucho más efectiva y elegante

4. No te pases con las animaciones y transiciones

Las animaciones  están muy bien… en una película de Disney o un videojuego, no en una presentación. Texto y fotos haciendo piruetas o acercándose como naves espaciales enloquecidas solo hacen que la presentación se alargue inútilmente.

Si realmente quieres usar algunas animaciones porque piensas que son apropiadas, opta por efectos suaves, como Aparecer. Usa siempre los mismos efectos y transiciones para no molestar al público.

En caso de usar transiciones, aplica la misma a todas las diapositivas

5. Contraste alto y fuentes simples

Lo más fácil de leer es letra negra sobre fondo blanco o letra blanca sobre fondo negro. No hay razones de peso para usar un esquema de colores diferente, a menos que quieras quemar la retina de tu público (para eso, nada como rojo sobre verde).

Usa fuentes sencillas, simples y bonitas, como Verdana, Calibri, Gills Sans, Tahoma. Son fuentes de tipo Sans Serif,  sin decoraciones (serifas), pensadas para textos que van a mostrarse en pantalla.

6. Las listas numeradas captan más la atención

Los números establecen un orden y generan expectación: un vistazo a la lista y el público ya sabe de cuántas cosas vas a hablar. Las listas numeradas sugieren prioridad, calidad, importancia escalonada, competición. Generan una tensión positiva.

¿Qué lista te genera más interés, la de números o la de puntos?

Las listas de puntos o viñetas, en cambio, solo sugieren que se te ha roto el bote de las canicas. Las listas de puntos son aburridas porque los puntos no transmiten ninguna información.

7. Explica los acrónimos

A la gente le gusta poder pronunciar las palabras que ve. Aunque los acrónimos resultan tentadores por su escasa longitud, enfrían la relación con el público. Extiende el acrónimo siempre que te sea posible.

8. Escribe poco texto y sencillo

La gente ha venido a escuchar lo que dices, no a leer. El material que aparece en las diapositivas sirve únicamente para fijar la atención y para apoyar tus palabras. Todo lo demás debe ser impreso o eliminado (ver punto 9).

El léxico debe ser sencillo. El argot y los tecnicismos rara vez son necesarios. Abusar de expresiones arcaicas o cultas únicamente te hará parecer un pedante.

9. Haz una versión para pantalla y otra para imprimir

Una cosa es presentar en pantalla y otra muy distinta distribuir un documento impreso. Lo que hay en pantalla es demasiado pobre en contenido para ser disfrutado en el papel, y lo que está en el papel no puede mostrarse en la pantalla.

Powerpoint permite imprimir cada diapositiva junto con sus anotaciones internas, que amplían la información

Usa las anotaciones para añadir información extra e imprime una versión PDF donde se vean las diapositivas junto con las anotaciones asociadas. Quien quiera tener las notas a mano, puede imprimirlas en papel.

10. Guárdalas siempre en formato compatible con TODO

Lo más embarazoso que puede ocurrir al hacer una presentación es que el archivo PPT o PPTX no se abra por un problema de incompatibilidad de versiones.

Guarda tu presentación en dos o tres formatos distintos si no sabes qué versión de Powerpoint está instalada allá donde vayas a presentar.

¿Te han servido estos 10 consejos? ¿Qué más recomendarías?

Este artículo está inspirado en las enseñanzas de Florian Mueck, un gran maestro en temas de comunicación.

de Feed – OnSoftware http://onsoftware.softonic.com/como-mejorar-presentaciones

Anuncios